Blog

Edgar Carrascal, reinventado la camisa II

 

Ya podéis disfrutar de la segunda parte de la entrevista que realizamos al diseñador colombiano, afincado en Barcelona, Edgar Carrascal . Si os perdisteis la primera parte podéis leerla clickando aquí.

 

¿Cuentas con algún referente o fuente de inspiración que sea una constante?

Me he dado cuenta que el color azul es un elemento que se repite en cada colección, hay algo en él que hace que lo trabaje una y otra vez… también era uno de los colores habituales en el vestuario de mi padre…

 Por otra parte, cuando comienzo una colección, todas las siluetas y texturas las desarrollo en papel… a partir de aquí, siempre conecto la plegabilidad del papel con los tejidos u otros materiales que vaya a utilizar, las piezas siempre tienen una conexión con la papiroflexia, origami, el papel…

 

¿Además de camisas que encontramos en Edgar Carrascal?

La camisa es el eje de la firma y el producto que me ha dado visibilidad. Como pieza en si, es una prenda que tiene muchos elementos y que siempre es reinventable, sus opciones nunca se agotan, hay mil formas de desarrollar una camisa… Pero también desarrollamos pantalones, complementos y colaboramos con sastres. La mayoría de las prendas las confeccionamos a medida.

 

¿Hay algún diseñador o persona que haya marcado tu carrera?

Aunque van variando, desde mis inicios siempre he tenido en la cabeza a Christian Lacroix, y me sigue pareciendo un mago, un mago de lo que hace. No es fácil mezclar tantas texturas, colores, tanta información dentro de una misma prenda y comunicar. Y también, Dries Van Noten, me fascina la conexión que tiene con esa parte artística, conceptual y contemporánea.

 

Cuando necesitas desconectar y buscar inspiración ¿A dónde acudes?

Soy urbanita total, me gusta muchísimo la ciudad, así que busco rincones en Barcelona en los que poder desconectar. Aunque, en momentos puntuales, si que hago escapadas a la naturaleza para desconectar totalmente.

 

¿Algún lugar en Barcelona que se pueda desvelar?

 El Caelum, una pequeña tetería-cafetería con en El Gótico, me parece un espacio muy particular, cuando entras la atmósfera cambia.

Por otra parte, cuando me bloqueo y siento nostalgia busco un dulce típico de Colombia, una galletas con crema que se llaman “Festival”, que me reconfortan y también el arequipe que es muy parecido al dulce de leche.

 

¿Algún consejo que darías a alguien que se quiera iniciar en el mundo de la moda?

 Es importante que primero se interne en alguna empresa de moda para poder entender como funciona como industria, porque si quieres dedicarte a ello, no puede ser sólo el arte por el arte. Y también ser crítico con la industria, intentar tener una visión objetiva.

 

¿En la actualidad, en que proyectos estas envuelto?

 Por una parte, estamos haciendo un “face wash” a la marca; a nivel creativo, estoy experimentando mucho, estoy buscando nuevas líneas para entablar diálogos con el diseño; y como proyectos de largo recorrido, la docencia y el poder colaborar con Colombia y otros países, mirar hacia fuera.

  

Y para finalizar ¿Un deseo para fin de año?

 Seguir en la dinámica que llevo hasta hora, paso lento y seguro; puño de hierro con guante de seda.